Inicio > Especialidades médicas >

Reproducción Asistida y Fertilidad

Reproducción Asistida y Fertilidad

¿Cuándo existe un problema?

La reproducción asistida es un conjunto de técnicas que ayudan en el proceso de reproducción humana cuando éste presenta algún problema por medios naturales.

Desgraciadamente, cada vez son más las parejas que tienen dificultades para concebir por distintos motivos. Uno de ellos guarda relación con el retraso de la maternidad, un factor que reduce la fertilidad femenina debido a que la calidad de los óvulos disminuye con la edad.

Asimismo, aumenta el número de mujeres que desean convertirse en madres sin disponer de pareja masculina.

Por suerte, la ciencia avanza con rapidez en todo lo relativo a la reproducción humana y actualmente la mayoría de estos problemas tienen una solución, lo que permite a un gran número de mujeres convertirse en madres mediante técnicas de reproducción asistida.

Se entiende que existe un problema para concebir cuando tras un año no se ha logrado un embarazo, momento en el que se aconseja comenzar a realizar pruebas de fertilidad a ambos progenitores. En la mayoría de casos, puede conocerse cuál es el motivo, si bien no siempre así. De todos modos, existen técnicas aplicables a cada situación y no encontrar la causa no impide lograr un tratamiento eficaz.

Causas

- Masculinas (30%). Bajo recuento de espermatozoides o mala morfología o movilidad de estos, patologías testiculares u obstrucción de conductos.

- Femeninas (30%). Anomalías en el útero o el cérvix, obstrucción de las trompas, fallos de ovulación, menopausia precoz, endometriosis.

- Resto. Combinación de ambos progenitores o causa desconocida.

Técnicas

En función de la patología y de la edad de los progenitores, se opta por un tratamiento u otro. Si el primer tratamiento escogido falla, siempre se puede subir un nivel y probar el siguiente, pero los especialistas tratarán siempre de evitar molestias y gastos innecesarios, tras valorar en todo momento las posibilidades de éxito de forma realista.

El primer paso consiste en realizar las pruebas de fertilidad:

  • Masculina. Seminograma (estudio del semen en laboratorio) para valorar la cantidad y calidad de los espermatozoides.
  • Femenina. Exploración ginecológica con ecografía transvaginal y análisis hormonal completo (en sangre). En ocasiones, se realiza también una histerosalpinografía. Se trata de una radiografía especial que consiste en introducir un contraste en el útero, mediante una sonda a través de la vagina para comprobar si las trompas están obstruidas.
  • Cariotipo. En algunos casos se solicita también la realización de los cariotipos de ambos, es decir, los mapas genéticos, con el fin de detectar alguna alteración y poder seleccionar los gametos que no la contengan.

A continuación, y en función de los resultados, se opta por un tratamiento u otro. De menor a mayor complejidad son:

- Estimulación ovárica para relaciones programadas. Consiste en administrar a la mujer determinados fármacos para conseguir que ovule, es decir, que libere un óvulo que puede ser fecundado de forma natural. Todo ello bajo un riguroso control ecográfico, para evitar la sobrestimulación y un posible embarazo múltiple.

- Inseminación artificial con semen propio o de donante. Además de la estimulación ovárica, se obtiene una muestra de semen, se procesa para seleccionar los espermatozoides de mejor calidad y se introduce en el útero de la mujer mediante una cánula con el fin de conseguir la fecundación de forma natural. El semen puede pertenecer a la propia pareja de la mujer o a un donante, si fuese necesario.

- Fecundación in Vitro con gametos propios o de donante/s. Bien en la propia madre o en una donante, si fuese necesario, se estimula la producción de óvulos como en casos anteriores, pero esta vez se trata de producir un número mayor de óvulos, no sólo uno. Cuando se comprueba mediante ecografía que el tamaño de los folículos que contienen los óvulos es el adecuado, se administra otro medicamento para que maduren y se realiza una punción para extraer los óvulos de la mujer.

Posteriormente, en laboratorio, se coloca cada óvulo junto a una serie de espermatozoides seleccionados, bien del padre o bien de donante, y se espera a la fecundación. Aquellos que han sido fecundados se observan día a día y se clasifican según su evolución. Los mejores son transferidos a la madre, introducidos en el útero mediante una cánula a través de la vagina. Los embriones de buena calidad que no son transferidos se pueden conservar para utilizar en un ciclo posterior si éste no tuviese éxito.

- Fecundación in Vitro con micro-inyección espermática, con gametos propios o de donante/s. Se repite el proceso anterior, con la diferencia de que la fecundación no es de forma natural, es decir, no se deja al óvulo rodeado de espermatozoides a la espera de ser fecundado, sino que se selecciona un espermatozoide y se introduce dentro del óvulo con una pipeta, asegurando por tanto la fecundación, lo que no siempre es garantía de una evolución favorable del embrión.

tuMédico.es está acreditado por: Acreditaciones de Páginas Web Sanitarias SEAFORMEC Confianza Online
Enisa

diseño: dommia

Aceptar

Aceptar
Cargando...

Recuerda que deberás utilizar la misma dirección de correo electrónico durante el proceso de registro en tuMédico.es y la App SocialDiabetes.

Para más información haz click aquí:

Llámanos al 930 188 000 /

O escríbenos a info@tumedico.es