Inicio > Especialidades médicas >

Reumatólogo por sólo 38 €

Reumatología

Reumatología

Enfermedades que trata el reumatólogo

La reumatología estudia las enfermedades que afectan a las articulaciones y los tejidos que la rodean y que, como consecuencia, causan dolor y limitación del movimiento. Si la articulación está inflamada, se conoce como artritis mientras que, si se trata de los tejidos que rodean la articulación, dependerá de cada tejido.

Así por ejemplo, la alteración de las bursas se conoce como bursitis; la de los tendones, tendinitis; la de los ligamentos, entesitis; la de los músculos, miositis; los vasos arteriales, vasculitis, y los nervios, neuritis.

En la actualidad, se han descrito más de 250 enfermedades diferentes que tienen como síntoma básico la inflamación de las articulaciones. Cada una de ellas tiene un pronóstico, evolución y tratamiento diferentes.

Algunas de las enfermedades reumáticas más comunes son:

 - La Gota. Se produce por la elevación del ácido úrico en la sangre y su posterior depósito en las articulaciones.

- La Fiebre Reumática. Se asocia a la infección en la garganta por estreptococo beta hemolítico.

- La Artritis Reumatoide. Es una enfermedad inflamatoria que puede ocasionar incapacidad y gran limitación. El diagnóstico prematuro es fundamental para intentar frenar y minimizar su evolución y secuelas.

- La Artrosis. Existe un desgaste progresivo de las articulaciones por el paso del tiempo.

- El Lupus Eritematoso Sistémico. Ocasiona alteraciones cutáneas, produce artritis y también puede afectar a los riñones o la sangre y causar nefritis o una anemia autodestructiva.

Instrumentos de diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se efectúa en base a la historia clínica del paciente y a las pruebas realizadas, sin que exista un tipo de prueba específica para esta especialidad.

Fundamentalmente, son las analíticas las que aportan datos necesarios y útiles en los pacientes con enfermedades reumáticas:

  • Análisis de sangre:

Velocidad de sedimentación globular (v.s.g.). Mide la cantidad de inflamación o infección presente. Es útil para determinar la evolución de una enfermedad reumática.

- Hematocrito y hemoglobina. Recuento de glóbulos rojos. Cuando disminuyen, existe anemia y puede ser debida a la falta de hierro, pero también a una inflamación.

- Recuento de leucocitos. Los leucocitos o glóbulos blancos ayudan a combatir una infección. En general, el número de leucocitos aumentan en las infecciones y algunas enfermedades inflamatorias.

- Recuento plaquetario. Las plaquetas ayudan a la coagulación de la sangre. Si el número de plaquetas es demasiado bajo, ya sea por la propia enfermedad, ya sea como reacción a un fármaco, existe la posibilidad de que se produzca un problema hemorrágico.

- Proteína-C reactiva (PCR). También mide la cantidad de inflamación presente. Los niveles de PCR responden más rápidamente a los cambios de la cantidad de inflamación que la velocidad de sedimentación.

- Antiestreptolisinas (ASLO). Valora la existencia de infección por estreptococo.

- Test Waaler Rose y Latex. Para diagnosticar la artritis rematoidea.

- Anticuerpos antinucleares (ANA). Para la detección de enfermedades autoinmunes.

- Anticuerpos antipéptido cíclico citrulinado (anti-pcc). Permite diagnosticar la artritits reumatoidea en las primeras fases de la enfermedad, lo que es fundamental para iniciar cuanto antes el tratamiento e intentar minimizar las consecuencias.

- HLA-B27. Se utiliza para confirmar la sospecha de espondilitis anquilosante, síndrome de Reiter y artritis psoriásica.

  • Análisis de orina. Los tipos de análisis de orina que se pueden realizar son diversos. A veces, sólo es necesaria una muestra de la primera orina de la mañana y otras se requiere recoger y medir la orina de 24 horas. Lo más habitual es que se utilicen los análisis de orina para detectar si hay hematíes, proteínas o cilindros (masas de proteínas muertas, material graso), que detectan una inflamación en el riñón o un fármaco que pueda estar dañándolo.
  • Pruebas inmunológicas. El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones. Por medio de una serie de procesos, el cuerpo combate y destruye los organismos infecciosos invasores antes de que causen daño. Pero en algunas enfermedades, el sistema inmunológico se confunde y no distingue las propias células de los agentes extraños. Entonces produce unas sustancias denominadas anticuerpos para defenderse que, por error, dirige contra las propias células y tejidos. Esta respuesta errónea del sistema inmunológico produce las llamadas enfermedades autoinmunes entre las cuales se incluyen varias formas de artritis, la esclerodermia y el lupus eritematoso.
  • Estudio del líquido sinovial. Dentro de las articulaciones normales existe una mínima cantidad de líquido sinovial que permite la lubricación de los huesos para facilitar su movimiento. Cuando la articulación se inflama, este líquido aumenta en cantidad y cambia sus características  de color, densidad, etc. El análisis mediante extracción del líquido sinovial contribuye a diagnosticar el tipo de enfermedad.
  • Ecografía.
  • Radiología.
  • Resonancia magnética o TAC para obtener imágenes de los huesos, músculos y tendones.

Además de estas pruebas existen otras más específicas. Si tiene alguna, acuda a una visita con su reumatólogo.

tuMédico.es está acreditado por: Acreditaciones de Páginas Web Sanitarias SEAFORMEC
Enisa

diseño: dommia

Aceptar

Aceptar
Cargando...

Recuerda que deberás utilizar la misma dirección de correo electrónico durante el proceso de registro en tuMédico.es y la App SocialDiabetes.

Para más información haz click aquí:

Llámanos al 930 188 000 /

O escríbenos a info@tumedico.es