Inicio > Artículos > Bienestar y prevención > Revisión ginecológica anual: ¿En qué consiste?

Revisión ginecológica anual: ¿En qué consiste?

Revisión ginecológica anual: ¿En qué consiste?
Revisión ginecológica anual: ¿En qué consiste?

Una visita ginecológica consiste en realizar una serie de pruebas (exploraciones, citología, mamografía, ecografía, etc.) bajo la supervisión de un especialista para prevenir o detectar problemas de varios tipos, desde quistes hasta cánceres. Su importancia es evidente y, por eso, se recomienda una revisión ginecológica anual. Pero, concretamente, ¿qué son estas pruebas?¿Duelen? A continuación te resolvemos estas dudas y más para que no tengas que recurrir a preguntarlo a una amiga.

¿Cuándo ir por primera vez al ginecólogo?

Hay tres indicadores diferentes por los que guiarse a la hora de decidir hacerse la primera visita ginecológica:

  • Cuando se empiece a mantener relaciones sexuales, aunque no se note ningún tipo de problema.
  • Si se presenta algún problema ginecológico, como una menstruación dolorosa, ausencia de la regla, flujo de color extraño, bultos en los genitales o los pechos, etc.
  • Si tienes entre 18 y 20 años, aunque no hayas mantenido relaciones íntimas ni hayas notado ninguna cosa rara en tu cuerpo.

Revisión ginecológica anual: ¿Qué pruebas se hacen?

Depende del especialista al que vayas, pueden variar. Estas son las pruebas más comunes, aunque no quiere decir que se realicen todas en la misma visita:

  • Exploración de mamas. Consiste en palmar los pechos y sus alrededores para comprobar que no haya ningún problema ni bulto. Es recomendable preguntar al médico si te puede enseñar a autoexplorarte, ya que, de vez en cuando, puedes hacerlo en tu casa sin ninguna complicación.
  • Exploración genital. Consiste en separar y observar la vagina y el cuello del útero con un espéculo. Si no se han tenido relaciones sexuales con anterioridad, es posible que no se haga.
  • Citología vaginal. Se resume, simplemente, en coger una muestra del flujo del cuello del útero y analizarlo.
  • Mamografía. Se puede realizar tanto de forma rutinaria, sobre todo a partir de los 40 años, como para descartar que un bulto que se ha encontrado es peligroso (no hay porqué alarmarse antes de tiempo, ya que hay patologías benignas como los lipomas o los fibromas que también causan nódulos).
  • Ecografía mamaria. Muchas veces es complementaria a una mamografía cuando se ha encontrado un bulto en los pechos y sirve para examinarlo mejor a través de ultrasonidos.
  • Ecografía abdominal y vaginal. Hay casos en los que también son necesarias estas pruebas si se ha observado algún trastorno en la zona abdominal o vaginal.  
Revisión Ginecológica anual Una visita ginecológica al año puede ayudar a prevenir futuras enfermedades y anticiparse a los síntomas. Si aún no has visitado a tu médico el último año, pide hora para un chequeo rutinario y quédate tranquila.
tuMédico.es desde58€

Si en las exploraciones y en los resultados de la citología se encuentran anomalías, es posible que se requiera una biopsia para salir de dudas.

Otra parte importante de la visita ginecológica anual es el interrogatorio que hace el doctor o doctora. En ella se preguntará sobre las enfermedades que sufres actualmente o que has pasado, si tomas alguna medicación especial, si has tenido operaciones, si eres alérgica a algo y sobre tus relaciones sexuales, entre otras cosas. Es fundamental ser totalmente transparente, ya que se está hablando con un profesional que lo único que quiere es recopilar datos por tu bien.

¿La revisión ginecológica anual duele?

Francamente, hay alguna prueba de la visita ginecológica que puede llegar a molestar o incluso doler. Las exploraciones genitales y de mamas, así como las ecografías, si no se tiene ningún problema y se hacen con cuidado, no tienen porqué doler. La citología, en cambio, puede ser molesta y puede causar que salga un poco de sangre, pero es normal. La mamografía sí que duele, ya que se aplana el pecho durante un rato para examinar todos los tejidos.

Para concluir, es necesario recalcar la importancia de realizarse una revisión ginecológica de forma periódica. Se recomienda que sea una cada año, ya que como antes se detecte una posible enfermedad, más fácil será tratarla.

Revisión Ginecológica anual
Revisión Ginecológica anual

Una visita ginecológica al año puede ayudar a prevenir futuras enfermedades y anticiparse a los síntomas. Si aún no has visitado a tu médico el último año, pide hora para un chequeo rutinario y quédate tranquila.

Precio tuMédico.es desde: 58€
Más info
tuMédico.es está acreditado por: Acreditaciones de Páginas Web Sanitarias SEAFORMEC
Enisa

diseño: dommia

Aceptar

Aceptar
Cargando...

Recuerda que deberás utilizar la misma dirección de correo electrónico durante el proceso de registro en tuMédico.es y la App SocialDiabetes.

Para más información haz click aquí:

Llámanos al 900 525 907 /

O escríbenos a clientes@tumedico.es