Elige tu provincia
Elige tu población
Inicio > Artículos > Enfermedades > Disnea: causas, diagnóstico y tratamientos
Revista médica Tumedico.es (ISSN: 2696-8894)

Disnea: causas, diagnóstico y tratamientos

Disnea: causas, diagnóstico y tratamientos
Compartir:

Publicado el: 09/05/2022

Las células del cuerpo se oxigenan a través de la inspiración y espiración de aire. Se logra un proceso de drenaje linfático necesario para lograr mayor fortaleza en el organismo, al igual que un sentimiento de vitalidad que repercute, incluso, en el ámbito psicológico. Pero, ¿qué ocurre cuando se produce una carencia en la inhalación de oxígeno?

Uno de los problemas a los que se enfrenta la sociedad es la disnea. Para tener un conocimiento más preciso, a continuación se presentan una serie de aspectos relativos a las causas, el diagnóstico y los posibles tratamientos de la disnea. 

¿Qué es la disnea?

La disnea es un concepto médico asociado directamente a la dificultad en la respiración, es decir, la falta de aire, algo que genera una situación de incomodidad y tensión que se manifiesta de forma leve o temporal; incluso, con episodios severos que se pueden prolongar en el tiempo. Se presenta repentinamente, motivo por el cual puede relacionarse con un problema en el organismo o una enfermedad.

Esta afección supone una sensación de no recibir correctamente todo el aire que nuestro cuerpo necesita, como si no se pudiese inhalar el suficiente oxígeno. La padece un amplio sector de la sociedad, siendo considerada también como un mecanismo de alarma para el cuerpo

Síntomas de la disnea

El principal síntoma que se percibe es la falta de aire, como si hubiese una ausencia de oxígeno considerable y, por consiguiente, una alteración de los nervios que provoca, básicamente, cierto grado de inquietud. A todo esto hay que añadir que se perciben ciertos sofocos, opresión en el pecho, palpitaciones y tos. De esta manera, no se llega a mantener el control sobre la respiración, algo que puede desencadenar también cierto grado de nerviosismo.

De este modo, la respiración rápida y superficial es algo que se nota desde el primer momento, al igual que el sentimiento de asfixia que puede repercutir en otras dolencias como, por ejemplo, dolor de cabeza o mareos.

En este sentido, la falta de aliento, el cansancio y la extenuación son otros de los síntomas que se comprueban claramente una vez que aparece la disnea. Esto quiere decir que la sensación de sofoco está presente sin que haya posibilidad de remediarlo rápidamente, de ahí que aparezca la afección de forma rápida e instantánea.

Causas de la disnea

El proceso leve en el que se puede percibir disnea es, por ejemplo, cuando se realiza ejercicio físico, tanto si es moderado como intenso. Un caso en particular es el momento en que se suben las escaleras y se genera un episodio de disnea; de todas formas, esto no quiere decir que pueda padecer una enfermedad o se tenga un problema a mayores, sino que se acusa al realizarse un esfuerzo extraordinario. 

El trastorno se percibe de forma más severa cuando se padece una enfermedad, especialmente si es pulmonar y se encuentra en un estado muy avanzado. Del mismo modo, el cáncer es uno de los principales motivos para su aparición, especialmente cuando se está iniciando la enfermedad y se acusan algunas sensaciones que acompañan la disnea, ya que se bloquea la vía respiratoria por un tumor.

Por otro lado, hay que señalar los factores psicológicos como detonantes también de esta afección. Un caso en particular es la ansiedad, el nerviosismo y el estrés, siendo algunas de las causas que nos llevan hacia esa situación de descontrol que, en general, repercute también en la respiración.

A nivel cardiovascular, si existe una disminución del oxígeno en la sangre o una mala circulación de la misma, al igual que si se produce un coágulo o cualquier otro problema que tenga que ver con el corazón.

Por supuesto, las enfermedades que afectan directamente a los pulmones son causantes de la disnea. La neumonía, pulmonía, bronquitis o simplemente un estrechamiento de la vía respiratoria, pueden ocasionar una dificultad severa en la respiración. No hay que olvidar que algunos tratamientos farmacológicos, de quimioterapia o de radiación pueden ser también motivo más que suficiente para que se inicie la disnea.

Tratamiento de la disnea

Frente a un trastorno como la disnea, es necesario aplicar un tratamiento que sea efectivo o que, al menos, contribuya a mejorar el estado de salud del paciente, sobre todo para que perciba una mayor sensación de control de la respiración. Uno de los principales remedios que mejor funcionan es la obtención de oxígeno extra

Esto se puede tener en los centros médicos y hospitales, de ahí que si se padece disnea es recomendable acudir a un lugar donde haya atención médica como la que se ofrece en tuMédico.es, donde trabajan los mejores especialistas sanitarios, sabiendo aplicar los tratamientos apropiados para la disnea.

Respecto a la medicación, los ansiolíticos y calmantes ayudan a mantener el sistema nervioso más tranquilo. De este modo, se consigue un dominio de la respiración y, por lo tanto, una desviación de la atención sobre el problema. Al fin y al cabo, puede haber una influencia psicológica para el desarrollo de la disnea que, en muchas ocasiones, se soluciona una vez se ha intervenido con este tipo de medicamentos.

En cuanto a los tratamientos naturales, hay que señalar que la respiración profunda puede ser un buen mecanismo para lograr calma y controlar la respiración. A su vez, el simple hecho de abrir las ventanas, tener la casa ventilada, utilizar un humidificador para que no se reseque el ambiente y tener la sensación de espacialidad, ayuda a que nuestra mente se tranquilice y reciba la dosis necesaria de aire puro.

No hay que olvidar que el deporte y una vida saludable pueden ser recursos idóneos para fortalecer el cuerpo, trabajar la respiración y mejorar la situación personal. Incluso, la rehabilitación pulmonar es otra de las fórmulas que colaboran en el progreso de un paciente diagnosticado con disnea.

En definitiva, la disnea es una de las afecciones respiratorias que se puede padecer en diferentes grados; no obstante, es imprescindible identificar desde un inicio y aplicar un control mental que suponga una mejor gestión de la situación. Eso sí, se recomienda ponerse en manos de profesionales como los de tuMédico.es, donde se ofrecen servicios eficaces para el tratamiento de la disnea.

Si crees que tú o alguien de tu entorno puede estar sufriendo esta afección, reserva tu cita con un profesional de tu ciudad en TuMedico.es. Sin moverte del sofá de tu casa podrás hacer la reserva con un especialista y disfrutar de los mejores precios en el sector de la salud.

tuMédico.es está acreditado por: Acreditaciones de Páginas Web Sanitarias SEAFORMEC
Enisa

Aceptar

Aceptar
Cargando...

Recuerda que deberás utilizar la misma dirección de correo electrónico durante el proceso de registro en tuMédico.es y la App SocialDiabetes.

Para más información haz click aquí:

Llámanos al 931 226 223 /

O escríbenos a [email protected]