Inicio > Artículos > Embarazo y bebés > Cribado prenatal no invasivo: ¿Por qué elegir esta opción?

Cribado prenatal no invasivo: ¿Por qué elegir esta opción?

Cribado prenatal no invasivo: ¿Por qué elegir esta opción?
Cribado prenatal no invasivo: ¿Por qué elegir esta opción?

Hasta hace poco tiempo, cuando se llegaba al primer trimestre de embarazo, los médicos solían recomendar la realización de una amniocentesis o una biopsia coral, a modo de cribado prenatal, para detectar posibles anomalías en el feto. Aunque son muy fiables, existe un 1% de posibilidades de que produzcan un aborto espontáneo y eso genera cierto miedo.

Por suerte, la investigación ha permitido descubrir nuevas formas de cribado prenatal no invasivo que no ponen en riesgo al bebé ni a la madre. A continuación, te explicamos en qué consiste el test prenatal no invasivo y te explicamos por qué debería ser el primero (y seguramente el único cribado) que hagas.

¿Por qué llevar a cabo un cribado prenatal no invasivo?

La razón principal es la que ya te hemos avanzado, y tal y como te explicamos en el artículo sobre diferencias entre amniocentesis y test prenatal no invasivo: el cribado prenatal no invasivo no supone ningún tipo de riesgo. Se realiza mediante un análisis de sangre, como en una analítica normal, que se envía a un laboratorio especializado que estudia si existe un riesgo alto o bajo de que el feto tenga alguna anomalía genética.

En cambio, una amniocentesis sí que es una prueba invasiva y conlleva probabilidades de provocar un aborto involuntario. A pesar de que el porcentaje es muy bajo (1%), ya que se controla en todo momento por una ecografía, la punción con una aguja alargada en la pared abdominal de la madre hasta la bolsa amniótica supone cierto riesgo.

Otra razón que te debe hacer decantar por un test prenatal no invasivo es que puedes realizarlo en la semana 10 de embarazo, mientras que la amniocentesis suele hacerse entre la semana 16 y 18.

Además, el cribado prenatal no invasivo te permite conocer si el bebé es niño o niña sin ecografía. Aunque si estás ansiosa por saberlo, puedes realizar un test de detección de sexo fetal en sangre materna en la semana 8 de embarazo con una fiabilidad del 99%.

La duración de ambas pruebas también es diferente. Mientras que el test prenatal no invasivo dura un par de minutos, los que se tarda en sacar una pequeña muestra de sangre del brazo, la amniocentesis dura entre 20 y 30 minutos.

¿Cuándo hay que realizarse una amniocentesis?

Si has visto claro que lo más seguro, recomendable y eficaz es realizar un test prenatal invasivo quizás te surja la pregunta de ¿cuándo es necesario realizar una amniocentesis?

Hay que aclarar que el test de cribado prenatal no invasivo es una prueba muy segura, pero solo sirve como sospecha. Es decir, no se trata de una prueba de confirmación, como sí lo es la amniocentesis.

Si los resultados del test prenatal no invasivo revelan un bajo riesgo de alteraciones cromosómicas, los médicos no suelen creer necesario realizar una amniocentesis.

Sim embargo, si los resultados del cribado prenatal no invasivo indican un riesgo elevado de alteraciones, se recomendará llevar a cabo una amniocentesis para confirmarlo.

Factores que aumentan las probabilidades de sufrir alteraciones en el feto

  • Ser mayor de 35 años.
  • Antecedentes familiares con enfermedades congénitas hereditarias.
  • Un embarazo anterior con alguna malformación cromosómica.
  • Haber sufrido un aborto anteriormente.
  • Haberse sometido a un tratamiento de Fecundación in Vitro.

Tipos de cribado prenatal no invasivo

En tuMédico.es encontrarás cuatro tipos de test prenatal no invasivo:

 

tuMédico.es está acreditado por: Acreditaciones de Páginas Web Sanitarias SEAFORMEC
Enisa

diseño: dommia

Aceptar

Aceptar
Cargando...

Recuerda que deberás utilizar la misma dirección de correo electrónico durante el proceso de registro en tuMédico.es y la App SocialDiabetes.

Para más información haz click aquí:

Llámanos al 931 226 223 /

O escríbenos a clientes@tumedico.es