☎️ 931 226 223 | 👥 Atención Cliente | ✅ Resultados | COVID-19Sexo Fetal Análisis Genética

Elige tu provincia
Elige tu población
Inicio > Artículos > Enfermedades > Síndrome de Asperger: qué es, síntomas y tratamiento
Revista médica Tumedico.es (ISSN: 2696-8894)

Síndrome de Asperger: qué es, síntomas y tratamiento

Síndrome de Asperger: qué es, síntomas y tratamiento
Compartir:

Publicado el: 18/05/2022

Existen diferentes tipos de autismo y uno de ellos es el síndrome de Asperger. Destaca por presentar dificultades en la comunicación y en las habilidades sociales, y por la aparición de un esquema de comportamiento restrictivo o repetitivo. 

Desde aquí te vamos a mostrar qué es el síndrome de Asperger, sus síntomas y los diferentes tratamientos que existen al respecto.  

¿Qué es el Síndrome de Asperger? 

El síndrome de Asperger es un trastorno autista que afecta a la socialización y a la comunicación del individuo. En el pasado era considerado como un síndrome independiente, pero a partir de 2013 comenzó a formar parte de la categoría del TEA (trastorno del espectro autista).  

A una persona con síndrome de Asperger les cuesta más interactuar con el resto de las personas y posee ciertas dificultades en la comunicación, lo que puede originar confusión y ansiedad. Suele afectar más a hombres que a mujeres, existiendo una proporción de cuatro a uno. 

Como decíamos, dado que sus mecanismos sociales se encuentran afectados, si la situación no se controla adecuadamente, puede generar mucha angustia en la persona. Además, los niños menores de un año ya pueden manifestar los primeros signos del síndrome. 

Un poco más adelante vamos a hablar sobre las señales más habituales, aunque podemos avanzar las siguientes: falta de imaginación, rituales, aislamiento social, problemas en el habla, interés obsesivo, dificultades en la habilidad motora y sensorial, etcétera. 

Causas del síndrome de Asperger 

No se sabe la causa exacta que provoca el síndrome de Asperger, tan solo que puede tratarse de una mezcla de elementos ambientales y genéticos, responsables de los cambios manifestados en el desarrollo del cerebro. Además, este tipo de autismo suele estar presente en algunos miembros de la misma familia, de ahí que también pueda ser hereditario.  

Algunos expertos creen que puede generarse al principio del embarazo por factores de carácter ambiental. Sin embargo, aún faltan investigaciones al respecto para asegurarlo.

 Lo que está claro es que la tecnología ha proporcionado imágenes de regiones específicas del cerebro de las personas con síndrome de Asperger, en las que es posible detectar ciertas diferencias a nivel estructural y funcional. Por esa razón, se cree que el AS puede estar asociado a una anomalía cerebral.  

Principales síntomas del síndrome de Asperger 

Los síntomas del síndrome de Asperger pueden variar significativamente. Como ya hemos mencionado, los primeros signos pueden presentarse perfectamente durante el primer año de vida, siendo estos los más habituales:

  • Patrones de comportamiento repetitivos y restrictivos. Cuando hablamos de intereses restringidos, hablamos de actividades en las que pueden centrarse durante mucho tiempo, que, además, suelen practicar en solitario. Esto limita su capacidad para aprender otras cosas y adaptarse a sus compañeros. Lo cierto es que hacer las mismas cosas repetidamente les hace sentirse seguros y protegidos al formar parte de una rutina en la que se sienten cómodos. 
  • Hablar de forma distinta. Cuando escuchamos hablar a una persona con síndrome de Asperger, podemos apreciar un volumen inadecuado, falta de entonación o un habla que se distinga por ser lenta o rápida. 
  • Rutinas. Para ellos, sus rituales y reglas son muy importantes porque evitan la confusión. Únicamente se sienten seguros en su rutina, llevando muy mal los giros inesperados que les provocan ansiedad y malestar. 
  • Aislamiento social. Sus habilidades sociales son insuficientes y la práctica de actividades determinadas en solitario pueden volver a la persona retraída, conduciendo al aislamiento social. De hecho, pueden parecer bastante distantes y no generar interés hacia otros, por lo que hacer amigos puede resultar todo un reto para ellos. 
  • Retraso en el desarrollo psicomotor. Sienten la incapacidad de realizar tareas cotidianas por su mala coordinación y pueden presentar una marcha anormal o desacompasada al andar. 
  • Problemas para percibir la proximidad. Presentan dificultades a la hora de saber cómo de cerca está una persona con la que están hablando.
  • Frustración ante las bromas. No entienden la ironía, el sarcasmo, las bromas y el humor, algo que les lleva a la confusión, la angustia y la frustración.  
  • Falta de imaginación. Los niños autistas suelen jugar con objetos de forma repetitiva y muy limitada, sin tener la capacidad para ver las cosas desde otros puntos de vista a través de la imaginación.

De cualquier forma, cuando un niño empieza a manifestar estos síntomas a una edad muy temprana, a veces resulta complicado reconocerlos hasta que no pasa el tiempo y el entorno empieza a demandarles e implicarles más. 

Una curiosidad sobre las personas con síndrome Asperger es que se interesan en temas que tengan que ver con los sistemas, la memoria y la lógica, siendo especialmente hábiles en algunas materias relacionadas con la música, la informática y las matemáticas. 

Tratamiento

Cuanto antes se diagnostique el síndrome, antes podremos conceder a la persona el apoyo que necesita para mejorar su calidad de vida. Actualmente, existen diferentes terapias para adaptar su comportamiento con el fin de lidiar su ansiedad y garantizar resultados positivos, reduciendo incluso su aislamiento social. 

En cuanto a los tratamientos especializados que pueden recibir las personas con síndrome de Asperger se encuentran:

  • Medicación para tratar determinados síntomas como la ansiedad, pues no existen medicamentos propios para el síndrome.
  • Alternativas como suplementos vitamínicos o dietas concretas. 
  • Medicina complementaria como la acupuntura o el masaje, aunque no existen evidencias concluyentes sobre su efectividad. 
  • Modificación de la conducta con estrategias para reforzar sus actuaciones positivas y reducir las inútiles.
  • Terapia física u ocupacional para mejorar su coordinación motora y reducir sus problemas de integración sensorial. 
  • Terapia cognitivo/conductual con objeto de reducir sus obsesiones y conductas repetitivas, y que puedan ejercer un mayor control en sus emociones. 

Cómo debe ser la formación de un niño con Asperger 

La formación que debe seguir un niño con síndrome de Asperger incluye lo siguiente:

  • Adquisición de las habilidades sociales idóneas. El individuo aprenderá estrategias para mejorar sus interacciones frente a los demás. 
  • Entrenar habilidades de comunicación. Esta terapia se centra en el habla y en el lenguaje para que la persona afectada pueda iniciar una conversación y mantenerla. 
  • Educación. Es muy importante recibir el apoyo educativo correcto para ayudarles a integrarse en un entorno normal, como administrar sus tareas u organizar las notas. 

En el caso de que necesites consultar con un médico especialista, te recomendamos usar TuMédico.es, una web en la que encontrarás a los mejores profesionales de tu ciudad.

  • Ayuda
  • Atención al cliente
  • Mi cuenta
  • Aviso legal
  • Condiciones de uso
  • Política de privacidad
  • Política de cookies
  • Suscríbete a nuestra newsletter
tuMédico.es está acreditado por: Acreditaciones de Páginas Web Sanitarias SEAFORMEC
Enisa

Aceptar

Aceptar
Cargando...

Recuerda que deberás utilizar la misma dirección de correo electrónico durante el proceso de registro en tuMédico.es y la App SocialDiabetes.

Para más información haz click aquí:

Llámanos al 931 226 223 /

O escríbenos a [email protected]